Y es que tiendas como J. Llibre son mucho más que un lugar donde llevar a tapizar el sofá o una banqueta, comprar las fundas de los cojines, el equipamiento textil para el hogar o el barco, o hacer hacer una cortina a medida. Leer y escribir 174 hombres y 82 mujeres y son analfabetos 120 hombres y 179 mujeres. En la mañana del 18 de diciembre de 1809, llegan a Valgañón doscientos hombres armados de la División de Juan Díaz Porlier, el «Marquesito», «sacándole de la cama de la que irremisiblemente estaba condenado, le constituyeron en un caballo conduciéndole por detrás de la casa hospital con ánimo deliberado de quitarle la vida». Es decir, de igual manera que Marie Kondo indica como ordenar la ropa en el armario, se debería organizar, por ejemplo, la cocina o las estanterías repletas de libros.

», detalla Josep. El hecho de tener taller propio permitió a la familia Llibre hacer un mayor seguimiento y control de la producción, de la calidad y de los plazos de entrega de los productos, «algo que era muy importante para mi padre, y que nosotros hemos incorporado como una de las normas de la casa», subrayan. Los clientes se convierten en amigos; hemos ido al entierro de clientes de tota la vida, tienda de ropa de cama y al entierro de nuestro padre -que murió el mes de setiembre pasado- asistieron clientes que lo conocían de hacía años». «Buscamos tener partners, compañeros de viaje que nos permitan ofrecer exclusividad a nuestros clientes.

Tanto Francesc como Josep eren conscientes que les hacía falta potenciar los valores y los rasgos diferenciales que siempre les había caracterizado, tiendas de edredones especializarse y personalizar las ventas. «La crisis, la evolución del sector y de la clientela nos obligó a repensar el negocio y vimos que era necesario hacer un cambio, una renovación, para transmitir la esencia de J. Llibre, aquello que siempre nos ha caracterizado, pero que la apariencia externa de la tienda no transmitía». Todo eso, que para ti o para mí no tiene la más mínima importancia, es un auténtico milagro para él. Con eso, El Palacio de Hierro tuvo la esquina de Monterilla, hoy Avenida Cinco de febrero. Por ejemplo, la venta de unas cortinas no se hace en cinco minutos; es necesario ver muestras, tejidos, colores… Es distribuidor en exclusiva en Cataluña del fabricante de cortinas Luxaflex, de la ropa de cama de Slabbinck, además de las firmas Drapilux, Mühldorfer y Rivolta Carmignani.

Con el paso del tiempo la tienda de la calle Madrazo -juntamente con la de la calle Craywinckel, inaugurada hace 15 años- se convirtió en un establecimiento «clásico» de ropa para el hogar, donde se podrían adquirir desde sabanas de diferentes marcas a paños de cocina, pasando por toallas o cortinas. Servicio impecable, en tiempo y calidad. Gran variedad de productos y de calidad. Buena calidad de productos. Entrar en J. Llibre -en la calle Madrazo, 125, de Barcelona- es adentrarse en un espacio donde se respira estilo, diseño, calidad y una sabia combinación de tradición y modernidad. «Ahora el profesional se encuentra a gusto aquí, su discurso está en sintonía con el entorno, lo que nos permite trabajar conjuntamente de una manera muy cómoda. “El entorno, el establecimiento, nos tenía que ayudar a transmitir que cada cliente es único, y por este motivo era indispensable disponer de un espacio -el showroom- donde poder ofrecer un trato individualizado y personalizado», explica Josep, mientras Francesc añade: «Actualmente, después de la reforma, continuamos haciendo lo que hacíamos hasta ahora, pero hemos cambiado la manera como nos presentamos al cliente.

En el caso de que usted amado este artículo informativo junto con usted desea ser dado más información sobre textil cama textil cama le imploro que detenga por nuestra página.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *